Actualidad / Todos somos hermanos

Todos somos hermanos

30 noviembre, 2013, Comentarios desactivados

El Patronato Fundación Jesús Abandonado de Murcia es una entidad sin ánimo de lucro cuya finalidad es la atención a las personas en exclusión social, sin techo y sin hogar así como personas con serias dificultades. Lleva desarrollando su actividad en Murcia desde 1987, si bien, desde 1992 cuenta con la colaboración de la Orden Hospitalaria de los Hermanos de San Juan de Dios.

Actualmente cuenta con la oficina de acogida que se encuentra en la calle Barahundillo de Murcia (detrás de la comisaria de la calle de correos) donde se valora la situación de cada persona para actuar en consecuencia. En el mismo local se encuentra el comedor social donde acuden en torno a 350/400 personas para comer y el mismo número para cenar diariamente. El comedor cuenta con todas las comodidades para que estas personas puedan tener un rato tranquilo y puedan comer dignamente. También en este local se lleva a cabo la atención que merecen estas personas por medio de trabajadores sociales.

En la carretera de Santa Catalina se encuentra el Centro de Acogida. Aquí vienen a dormir 200 personas todos los días. Este está separado en residentes, que son personas de larga estancia y que son unos 50 y el resto son transeúntes, personas cuya estancia es más corta, pudiendo variar desde una semana hasta varios meses en función de la necesidad de la persona. Aquí en este centro se dán desayunos a todas las personas que duermen en el Centro (200) y a los residentes se les da además, comida, merienda y cena. Por supuesto todos los que vienen a nuestro Centro tienen derecho a ducha, ropa e higiene. Por otra parte los residentes tienen atención médica, enfermería, medicación, atención psicológica, atención espiritual a quien lo demande, entre otras cosas.

La Fundación cuenta con talleres ocupacionales (cestería, carpintería y cerámica) donde los usuarios desarrollan sus capacidades. Estos productos pueden ser adquiridos bien en el centro o en las casetas que monta la Fundación en determinados sitios de la ciudad. Los usuarios cuentan con servicio gratuito de dentista, peluquería de hombres y mujeres, ginecología y podología, así como numerosas actividades de ocio y tiempo libre.

La Fundación tiene una pensión en el centro de la ciudad donde hay alojadas 26 personas a las que se les atiende igual que a los residentes y por otra parte cuenta con tres pisos tutelados por trabajadores sociales. Diariamente acuden al centro otras 60 personas a ducharse y adquirir ropa en nuestras instalaciones.

La Fundación cuenta con los siguientes proyectos que se están llevando a cabo: Talleres ocupacionales, proyecto edukando (charlas en los colegios para dar a conocer a la Fundación ), proyecto encuentro ( ayuda a las personas que viven en la calle y no quieren acudir al Centro), proyecto retorno (personas que están en los pisos de acogida), proyecto incorpora ( bolsa de trabajo para ayudar a los usuarios a incorporarse al mundo laboral). Además hay un seguimiento a todos los usuarios para conseguir su inclusión en la sociedad. Se procura que vivan dignamente. No se trata solo de un plato de comida y una cama.

Destacar el papel de los voluntarios dentro de la Fundación. Hay múltiples servicios de voluntariado: ropería, consigna, acompañamiento, comedor, duchas, talleres, e.t.c. . Siempre hay un lugar para cualquier persona que quiera darse a los demás.

Garantizamos que recibirá mucho más de lo que dé. La Fundación cuenta con suscriptores que hacen donativo en metálico de múltiples formas según cada uno lo que quiera. Además hay personas anónimas que hacen su donativo directamente en el banco, en los buzones que hay por la ciudad o en nuestros centros (nunca pedimos por las casas ni hacemos sorteos ni rifas de ninguna clase y tampoco se pide por la calle). Otras personas lo que hacen es donar alimentos, ropa o cualquier cosa que piensen que nos puede venir bien.

Lo cierto es que cada vez hay más personas que necesitan de nuestra ayuda para recomenzar su vida y aquí estamos.

Todos somos hermanos y no hay distinción de raza, color, religión. Aquí todo el mundo es bienvenido y a todo el mundo se le ayuda.

Pensamos que hay que ayudar al más necesitado, al más débil no nos importa su pasado solo se piensa en ayudar al prójimo. Los voluntarios son personas entregadas a los demás, con un compromiso y unos valores que dignifican diariamente.

El respeto, la hospitalidad, la espiritualidad, la calidad y la responsabilidad son los valores que la Orden de San Juan de Dios introduce y mantiene en la Fundación cuyo fin es la ayuda al más necesitado. Te aseguro que se recibe mucho más de lo que te puedes imaginar. Hacer el bien al prójimo es lo mejor que se puede hacer, considerándolo hermano.

 

 Colaboración: Fernando Sánchez-Parra Servet (Fundación Jesús Abandonado)

(padre de alumno)

Los comentarios están cerrados