El Centro / Reglamento Régimen Interno / Normas de Convivencia

Normas de Convivencia

Consumo de tabaco: No se permitirá fumar en el centro, según R.D. 192/1988 (B.O.E. 9/3/88)

Ruidos molestos: Se evitará todo ruido innecesario, por ser un elemento perturbador de la atención y concentración necesarios para el estudio al que tiene derecho todo el miembro de la comunidad educativa.

Conductas inadecuadas: Si durante las clases, uno o varios alumnos interrumpen con su charla o inadecuado comportamiento el desarrollo de la misma, tal actitud será considerada como conducta contraria a las normas de convivencia del centro. Asimismo, se considerará como conducta contraria a dichas normas los gritos, portazos, golpes u otras actuaciones que puedan ser consideradas como elementos perturbadores del normal desarrollo de la actividad docente realizados en pasillos, aseos y restos de dependencias.

Orden en períodos no lectivos: Entre los períodos lectivos y durante los recreos, los alumnos realizaran los desplazamientos con orden y permanecerán en el centro con la debida compostura, cuidando mantener el Centro limpio de papeles u otros desperdicios.

Vestimenta: Partiendo del principio, socialmente aceptado, de que la indumentaria debe estar de acuerdo con la actividad que se desarrollada y el lugar en que se hace, y entendiendo que la Educación es de las actividades más importantes de la sociedad y la institución donde tiene lugar merece el mayor respeto, la asistencia al Centro requiere corrección según las más elementales normas. (art. 26 RD 732/95).

Material e Instalaciones del Centro: Los alumnos que individual o colectivamente causen daño de forma intencionada o por negligencia, quedan obligados a reparar el daño causado ( en hora no lectiva, o hacerse cargo de la reparación). En caso de no ser solvente se considerará responsable subsidiario al padre o tutor.

Desperfectos en material e instalaciones: Para delimitar responsabilidades, al comienzo de cada turno el delegado comunicará a los Jefes de Estudios cualquier anomalía que haya observado en las clases o dependencias educativas.

Respeto entre los miembros de la comunidad escolar: Ningún miembro de la comunidad escolar puede ser objeto de tratos vejatorios o degradantes, que atenten contra su integridad física y moral y su dignidad personal. Será considerada conducta gravemente perjudicial y sancionada con el máximo rigor cualquier agresión física o de palabra por razón de raza, sexo, creencias e ideología.